Adiós, adiós

¿Sienten el aroma del delicioso café que estoy preparando? ¡Vaya! ¡Tonterías! Disculpad mis tontezas, intentar que uno de tus sentidos se agudize a través del papel, ¡Vaya soquete! Es imposible que sintaís el dulce aroma del café, entrando por los poros de una cansada nariz, si, ese rejuvenecedor sentir de las fuerzas de la cafeína…
¡A quien engaño! No me gusta el café, lo detesto, hace ya muchas décadas que no he agarrado ni una sola taza. Como podreís ver solo intentaba producirós un sentimiento, quizá por eso nunca tuve éxito como escritor, me inventaba las sensaciones, nada de lo que escribí salía de mi corazón, solo de una mente que razonaba e imaginaba sentimientos, mis sentidos se la pasaban durmiendo mientras mi mente se extasiaba.
Puedo decir con certeza que nunca experimenté el amor, ¡ah! Pero que bellos poemas los que escribí, era tan fácil mentir que sin darme cuenta se convirtió en mi diario vivir, no he dado ni un beso en mi vida pero puedo describir ese acto con las más bellas palabras. Dulces primaveras, luna inspiradora, rosas que hablan y cuentan historias de amor, todo para siempre, ¡Todo basura!
Me perdonaran estoy algo exhaltado… ¡Me perdonaran! Dios mio aún me creo un buen escritor, mirate aquí tú gran iluso, escribiendo como si alguien te fuerá a leer, nadie lo hizo en toda tú vida, nadie lo hara ahora, sabes la razón, la conoces en el fondo, nunca lo aceptaste, nunca lo sabrás.
Estoy cansado, mi piel empieza a mostrar señales de vejez, poco a poco la muerte se va apoderando de mi, ¡Ah esa muerte! Siempre presente en mis historias, siempre dispuesta a separar corazones, siempre final, siempre perfecta. Toda mi vida escribí solo por la idea de llegar al final, todas las ideas que llegaban a mi cabeza se presentaban en la forma de un final perfecto, una muerte heróica, un beso pasional, unas últimas palabras sorprendentes, quizá esa fue otra de mis fallas, constantemente me encontraba con un principio y un final, pero no con una historia para rellenar… ¡Dios! Acabo de describir mi propia vida, recuerdo vagamente mi principio y presencio mi final próximo, pero no tengo una historia de por medio para contar.
¿Estoy generando lastima? No es mi intención, si recuerdo que una noche llegue a pensar que me tenía lastima, pero era otra ilusión de mi mente, todo para mi era una historia, incluso mi propia vida, pensaba que lo tenía todo controlado, pero como en todos mis escritos, no pasaba nada importante, todo era una farza, no habían sentimientos, no había pasión, no había nada, solo un poco de razón…De hecho, ahora que lo pienso, no creo que eso era razón, locura tal vez, no lo sé, no lo sabré.
Nunca en mi vida releí algo de lo que iba escribiendo, siempre me decía a mi mismo que era para conservar mi esencia, hoy en día me doy cuenta de que mi subcociente sabía que era un fracaso, ¡Maldito Freud! Incluso mi subconciente sabe que perdí mi tiempo, no se porque nunca me di cuenta.
Siempre me han fascinado las citas famosas, en mi adolescencia vivía leyendolas e imaginando cuando yo tendría mi propia página de citas, todas famosas, todas admiradas por otros adolescentes, ¡Vaya prepotencia! Incluso escribí lo que diría mi epitafio, era algo como “Aquí yace el cuerpo de un hombre, pues su pasión y su espiritú viviran por siempre”… Ahora que lo pienso sería más fácil poner “Estorvo hasta en mi lecho de muerte quitando espacio para alguien mejor”, ni sentido del humor tengo, nunca intenté hacer comedia.
Me estoy alargando mucho y eso lo se por la combinación de ideas que me vienen a la cabeza, nadie leerá esto y me cansa escribir, siempre me ha cansado pero por algún motivo seguí adelante, probablemente ese fue mi mayor error.
¿Un consejo? No lo sé, lo mejor que podría decirles esque de nada sirve tener todo en la cabeza, se debe experimentar, vayan, amen, lloren, rían, sufran, mientan, sean honestos, sean rebeldes, hagan lo que quieran pero nunca se les olvide vivir, después de todo la vida si es una historia, y es de cada uno, solo nosotros decidimos que hacer con ella. Aunque pensandolo bien tengo un mejor consejo: Nunca lean un libro mio.
Nunca tuve un verdadero amigo, siempre pensé que la muerte sería mi mejor amiga (notesé como le doy una caracterización femenina), pero hasta ella me traicionó, me ha dejado esperando más de lo necesario, no la culpo, probablemente tenga otros amigos más importantes que yo, pero no la voy a esperar más, siempre soñé con decirle “Muerte, mi querida amiga, por fin me haz alcanzado”, pero como todos mis sueños quedan en el olvido, hoy, en mi último momento de vida, debo cambiar mi frase, solo debo decir: “No te preocupes mi querida amiga, después de todo, si se quiere algo bien hecho lo debe hacer uno mismo”.

Anuncios

Un comentario el “Adiós, adiós

  1. Ja!.. lo encontré!!
    Este es el texto de que te hablaba.
    “hace ya decadas que no agarro una taza de café!”
    Por fin lo halle!!…
    Jaja… Hablar de besos, sin haberlos sentido??
    de sensaciones a través del papel?
    (la parte cruel es que una vez lo intentas, lográs tener sensaciones a traves del papel)

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: