Diary of a wimpy kid

Quiero conocer, y si se puede, trabajar con Chloë Grace algún día. Es la mejor parte de Kick Ass, y su Hit Girl es genial. Es la clase de actriz que crecerá en talento y belleza con el pasar de los años, ¡marquen mis palabras! Fue por ella que me interesé en Diary of a wimpy kid (¿están empezando a notar un patrón en mi elección de películas?), y mi primer queja es que ella no sale lo suficiente.

El título de la película no tiene traducción oficial a español (al menos no descubrí una en una googleada rápida), y no es fácil hacerlo pues wimpy significa muchas cosas. Wimpy es una persona que aparenta ser débil, o tener poca confianza en sí mismo. En el caso de la película, se refieren a un chico poco popular en la escuela.

Diary es una película sencilla y sin muchas pretensiones, de esas que sirven para pasar el rato sin pensar mucho. Mi recomendación, si deciden verla, es que lo hagan dejando a un lado el cínico que todos llevamos dentro. Es una película de niños en cuanto a inocencia, y por eso hay que verla así, inocentemente, aceptando los personajes que nos proponen sin mucho cuestionamiento.

Algo que me fastidió a sobremanera, y creo que esa era la intención de la película, es la arrogancia del personaje principal. Es un niñito que se cree el mejor. Es bueno tener una autoestima alta, pero no a esos niveles. Durante toda la película me preguntaba cómo se cría a un niño así. Se quiere mucho, y mira con desdén a los demás, especialmente a su mejor amigo, el “gordito y torpe” Rowley. ¿Es por sus padres? La película no nos los muestra lo suficiente, reiterando su punto: no lo piensen tanto, es para divertirse.

El mensaje de la película es bonito. Al final del día, el “gordito y torpe” termina siendo el popular, simplemente por ser quién es. Y así son las cosas. Aunque, seamos sinceros, muy pocos lo aprenden sin antes haberse equivocado. Yo, cuando pequeño, intenté ser quién no era para llamar la atención, y fracasé. Y sólo cuando fracasé escuché, y aprendí a ser quién soy. Incluso hoy día me cuesta vivir sin tapujos, sin máscaras.

Pero la película tiene razón, es mejor ser quién uno es. Porque cuando intentamos ser otra persona, fracasamos, porque no lo somos. Terminamos convertidos en pésimas imitaciones. Y seamos sinceros, cuando se puede escoger, nunca se eligen las imitaciones.

Juan

Todas las fotografías © Twentieth Century-Fox Film Corporation y han sido empleadas bajo Fair Use.

Share

Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: