“Los caudillos no pueden ser dioses”

Poco a poco sus palabras, que levantaban a las multitudes —confianza, terrorismo, seguridad democrática— se vuelven cascarones. Los incendios que prendieron su carisma se van apagando y la gente que se dejaba embargar por el odio o el amor ciego que fomentaban queda sin piso para sus improperios.

Entonces, poco a poco, llegan el vacío y la incertidumbre, que se tienen que sobrellevar, porque esa ha sido, ni más ni menos, la historia de la humanidad, que no aprende la lección: los caudillos no pueden ser dioses.

María Teresa Herrán en su columna Escarbando [El Espectador]

Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: