Carta de amor prohibido a Enrique Peñalosa

Por Juan Carlos Rincón Escalante

Enrique:

Confieso que compartimos un sueño. Yo también creo que la base de un país más igualitario es un espacio público digno y compartido, donde uno pueda caminar o andar en bicicleta sin el peso de la paranoia que cada colombiano interioriza para sobrevivir nuestras ciudades. Me emociona la idea de invertir en la felicidad de todas las personas, de devolver el espacio al pueblo.

Confieso que admiro lo que hiciste como alcalde. Me encanta que llevaste la mayor parte del gasto público al sur de la ciudad, donde invertiste en educación e infraestructura. Construiste 19 mega-jardines infantiles, reconstruiste 19 colegios públicos, construiste 23 nuevos, recuperaste el centro, llevaste bibliotecas imponentes a sectores olvidados, sembraste árboles, creaste parques por todos lados, sacaste los carros de las aceras y le diste 250 kilómetros de espacio seguro a los ciclistas.  Creaste Transmilenio que, pese a la necesidad de mejorar, es esencial para la evolución de Bogotá. En sólo tres años demostraste que en este país sí se pueden hacer las cosas bien cuando hay voluntad. Ah, y todo eso lo lograste llegando al poder como independiente y con un rechazo rotundo a la corrupción.

Pero después algo te pasó. Como muchos colombianos, te dejaste cautivar por Álvaro Uribe. Eso puede ser entendible en un principio, pero con todo lo que sabemos hoy día, no hay excusa para tu alianza con él. Tal vez las cicatrices de varias derrotas electorales colmaron tu paciencia. Tal vez sentiste que sin maquinaria es imposible hacer política. Tal vez piensas que no has traicionado tu independencia. Sin embargo, la verdad es que has convivido con partidos políticos y personas que ejemplifican la corrupción y el autoritarismo que sigue hundiendo nuestro país. Es imperdonable, por ejemplo, que hayas hecho un acuerdo clandestino con grupos cristianos para recibir su apoyo, sacrificando a las personas LGBT en el proceso. El desespero ha sido mal consejero.

Ahora regresas, aparentemente aplacado por tanto fracaso, y prometes que volviste a la independencia de antes; que quieres llegar a la presidencia a punta de votos de opinión; que tu alianza es con el pueblo. En una campaña muerta, donde las opciones son depresivas, quisiera creerte. Aunque no convivimos en el mismo punto del espectro ideológico, sé que en la derecha tú podrías ser de los buenos. Estás en una posición donde, si no hubieses tropezado tanto, una ola similar a la de Mockus podría surgir. Tú podrías ser el candidato de la honestidad, la educación, la dignidad, la paz y la inversión social. El Peñalosa de hace más de una década podría poner a Colombia a soñar.

Confieso que desearía poder entregarte mi voto, pero ya me has herido suficiente en el pasado. Por eso te escribo esta despedida. He decidido esperar otro soñador.

Con cauteloso cariño,

Juan

La fotografía utilizada en este texto es (cc)Oneris Rico

Anuncios

7 comentarios el “Carta de amor prohibido a Enrique Peñalosa

  1. Una hermosa carta, para un pueblo sin memoria y sin cultura política, que raya en los extremos de la pobreza.

    • La “Carta de amor prohibido a Enrique Peñalosa”, es una carta a un político sin ideologías, sin definición,y sin ningún programa social. Con esta carta se le quita el disfraz que siempre lo ha acompañado. Es uribista de corazón,aunque por conveniencia no lo manifieste. Hay muchos políticos vacíos en su interior, que no generan ni amores ni desamores, como Peñalosa. Hay otros políticos definidos, desatan pasiones y odios; unos les temen y otros los aman y dan la vida por ellos, son los Uribes y los Petros. Yo me alineo por los segundos.

    • Amigo Juan K: La esperanza es lo último que se pierde. Yo, le estoy dando un voto de confianza al señor Enrique Peñalosa Londoño, es de “todos” el mejor. Recuerde usted amigo Juan, que los tropezones nos enseñan a levantar los dedos.

  2. Peñaloza es el caballo troyano de la ultraderecha mas corrupta y criminal que pretende llegar disfrazada nuevamente al poder. Ojo, entonces, no mas sofismas para engatusar y montar a la corrupción.

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: