Carta abierta a los estudiantes de Colombia

Estudiantes de Colombia,

Cuidado. Los políticos son expertos estrategas. Ellos saben que el ruido de la cotidianidad es suficiente máscara para pasar, en silencio, una infinidad de normas que modifican la estructura nacional para favorecer a intereses muy particulares.

La insistencia del Gobierno Nacional en la reforma educativa prueba que es un proyecto con promotores poderosos (aunque aún peligrosamente desconocidos). Sí, Santos retiró la iniciativa, pero no lo hizo por convicción (el amenazar con pasarla a menos que se detenga el paro indica que aún la considera adecuada). Los senadores de la Unidad Nacional que le retiraron el apoyo lo hicieron por la misma razón: la presión de los marchantes.

Por eso, el camino que sigue es el más complicado. Sin marchas, los morbosos medios de comunicación pasarán a preocuparse por noticias más coloridas y la educación dejará de ser prioridad nacional. Colombia se enfocará en cientos de problemas (el ruido de lo cotidiano) y olvidará que en este momento hay una pugna histórica por responder a la pregunta fundamental de nuestra generación: ¿cuánto cuesta nuestro futuro?

No podemos permitir que esa pregunta se olvide. Hay que hablar del tema en todos los espacios. Discutan la educación con su familia, con sus grupos de amigos, con sus maestros, con los taxistas, con el vecino en el bus, con el policía de la cuadra. Es necesario que nos tomemos el sentido común de Colombia y, para eso, es necesario que hablemos con los colombianos. Hay que mantenerlos al tanto de los avances que vayamos logrando. Cada uno de ustedes tiene ese compromiso.

El otro bache en el camino es la diversidad de opiniones. La MANE ha estado unida porque tenía un enemigo claro: el proyecto de Santos. Sin él, es momento de que afloren las distintas visiones que hay dentro del movimiento. La gran virtud de la MANE se convierte en su principal reto: es un movimiento nacional. El gran número de miembros hará muy difícil llegar a un consenso. Ya se observó, en la reunión más reciente, que fácilmente se generan tensiones ideológicas.

Sin embargo, estudiantes, no podemos olvidar que la unión es la que nos ha dado la fuerza. El debate dentro del movimiento debe darse, sólo así garantizaremos ser una propuesta genuinamente democrática. No obstante, no olviden que la causa es la misma y que las ideas del Gobierno siguen rondando en los círculos de poder. Si permitimos que se disuelva el movimiento, que cada grupo arme tolda aparte y defienda con terquedad sus ideas, los políticos habrán ganado. Sin unidad, el año entrante se presentarán distintos proyectos y, en río revuelto, los estrategas sabrán colar sus propuestas y todo el esfuerzo de este año habrá sido en vano.

No permitamos que eso suceda. Logramos demostrar que no estamos dispuestos a permanecer en silencio ante la injusticia. Durante mucho tiempo Colombia ha sido un pueblo dormido. Gracias a esa pasividad han traficado con nuestros sueños y nos han vendido al mejor postor. No harán lo mismo con la educación.

Estudiantes, nuestro futuro no tiene precio. La paz no tiene precio. La educación es la puerta a las oportunidades, y las oportunidades son nuestra mejor arma contra la desigualdad y la violencia. Somos tan grandes como nuestros sueños. Juntos lograremos una reforma educativa que piense en el estudiante, en el maestro y en el padre de familia antes de pensar en el dinero.

Estudiantes, Colombia es nuestra. Construyamos país; construyamos historia.

Anuncios

Un comentario el “Carta abierta a los estudiantes de Colombia

  1. Se abre el espacio para el debate, y del mismo modo al no obviar que el impulso de la ley está alrededor de expertos estrategas, el discurso estudiantil debe estar acorde, nuestras exigencias no pueden estar desde enunciados generales sin desarrollo, cuando la prioridad en la agenda nacional en algún momento será la salud la cual está fundamentada en referencias ilimitadas como “CALIDAD Y GRATUIDAD”. Necesitamos plantear los “cómos” para alcanzar la legitimidad no sólo en protestas que posponen, más no eliminan los riesgos.

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: