¿Por qué no adelantan navidad?

Querido diario,

Tengo pánico. Me levanté de madrugada en plena oscuridad total, escuchando las gotas de lluvia atacar fríamente la ventana de mi cuarto. El ruido opacaba las noticias que anunciaban en la radio. Mientras me vestía descuidadamente, logré entender que un terrorista racista estaba expandiendo sus ataques a todo el mundo, no era nada raro, después de todo, hoy día la peor noticia sería la falta de amenazas.

Después de amarrar mi vieja bufanda a mi cuello, salí sin protección alguna a enfrentarme con la lluvia. Era un poco tarde, de modo que decidí correr hasta el paradero más cercano, ignorando todo a mi paso. Por supuesto, con más calma hubiese notado una curiosa diferencia en mis compatriotas: algunos usaban máscaras.

Imaginarás mi sorpresa, querido diario, al observar esos disfraces durante todo mi recorrido. Al parecer, Halloween se adelantó este año.

Al principio, debo admitir, me dió risa ver a un ejecutivo con su traje impecable y esa horrible máscara. Pero, como nadie más reía ni parecía notarlo, comprendí que era algo completamente aceptable y serio, después de todo, siempre he creído que vox populi-vox Dei.

Entonces, intrigado por la situación, recordé como en la radio anunciaban una alerta universal -pues, ya sabes, si es un problema para los humanos, es un problema para todo el universo- por la amenaza del terrorista. Usaban tan seguido las palabras gobierno, virus y Organización Mundial de la Salud que no logré entender cual de esas era la verdadera amenaza, pero algo sí comprendí: estamos cerca del fin del mundo como lo conocemos.

No logré concentrarme en todo el día. La amenaza era latente, sentía como mi cuerpo se debilitaba con cada respiro de ese maldito aire contaminado, mi derecho a vivir se esfumaba con cada persona que pasaba a mi lado, los muy desconsiderados respiraban mi aire sin escrúpulo alguno. Necesitaba hacer algo.

Cuando ya todo estaba perdido y mi muerte era inminente, un enviado de Dios (o de alguno de sus mensajeros en la tierra) apareció vendiendo las máscaras que salvarían mi vida.

Hubiese comprado una docena (o, al menos, una), pero las condenadas eran muy caras, y en ese momento mi bolsillo recordó que estamos en crisis económica mundial…también.

Eso es todo por ahora, querido diario, debo guardar mis fuerzas. Dentro de poco tendré que considerar dejar de respirar, ya sabes, todo por culpa de un marranito.

[Jkrincon]

“Eso sí es preocupante: la propagación instantánea del virus del miedo a través de los medios nos está perjudicando más que la gripe. Lo realmente nuevo en este virus es esa cobertura que internet ha convertido en instantánea: ¿cuántas veces al día oímos la palabra gripe o la leemos?”

Marc Siegel, especialista en gripe porcina

“La gripe común causa entre 250.000 y 500.000 muertes al año en todo el mundo y nadie se alarma por ello”

Luis Miguel Ariza, biólogo y periodista.

Artículos que deberían leer:

PD: ¿Se han dado cuenta que las recomendaciones para evitar la gripe porcina son las mismas para llevar una vida saludable? Hombre, si la gente no come sanamente, hace ejercicio y mantiene una higiene constante, ni por el carajo va a estar sana.

Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: